Blogia
TEMAS BLOG OFICIAL DE LA POETA Y ESCRITORA andaluza Carmen Camacho ©2017
Chollo del día - Gorra Adidas 9,99 € 15 € -33%

cuentos mágicos

Mera sugestión

Mis amigos dicen que yo soy muy sugestionable. Creo que tienen razón. Como argumento, aducen un pequeño episodio que me ocurrió el jueves pasado.
Esa mañana yo estaba leyendo una novela de terror, y, aunque era pleno día, me sugestioné. La sugestión me infundió la idea de que en la cocina había un feroz asesino; y este feroz asesino, esgrimiendo un enorme puñal, aguardaba que yo entrase en la cocina para abalanzarse sobre mí y clavarme el cuchillo en la espalda. De modo que, pese a que yo estaba sentado frente a la puerta de la cocina y a que nadie podría haber entrado en ella sin que yo lo hubiera visto y a que, excepto aquella puerta, la cocina carecía de otro acceso; pese a todos estos hechos, yo, sin embargo, estaba enteramente convencido de que el asesino acechaba tras la puerta cerrada.
De manera que yo me hallaba sugestionado y no me atrevía a entrar en la cocina. Esto me preocupaba, pues se acercaba la hora del almuerzo y sería imprescindible que yo entrase en la cocina.
Entonces sonó el timbre.
—¡Entre! —grité sin levantarme—. Está sin llave.
Entró el portero del edificio, con dos o tres cartas.
—Se me durmió la pierna —dije—. ¿No podría ir a la cocina y traerme un vaso de agua?
El portero dijo «Cómo no», abrió la puerta de la cocina y entró. Oí un grito de dolor y el ruido de un cuerpo que, al caer, arrastraba tras sí platos o botellas. Entonces salté de mi silla y corrí a la cocina. El portero, con medio cuerpo sobre la mesa y un enorme puñal clavado en la espalda, yacía muerto. Ahora, ya tranquilizado, pude comprobar que, desde luego, en la cocina no había ningún asesino.
Se trataba, como es lógico, de un caso de mera sugestión.

Fernando Sorrentino

Santa Lucia y el cartero del cielo

Santa Lucia y el cartero del cielo

 

En Verona,  donde transcurrió  mi infancia,  la noche  mágica del año, para los niños que aceptan los sueños momentáneos,  es la de  Santa Lucia por que trae los regalos de navidad.

 Durante meses había recibido cartas que caían del firmamento, mi hermano mayor era el cartero del cielo,  en  ellas un ángel me advertía  los días que restaban para la gran noche,  para mi era una noche ansiada y temida, a saber, era conocido por todos los habitantes de Verona, que    santa Lucia era una anciana de mal genio y si te veía con los ojos abiertos, esparcía arena en ellos, dejándote ciego.

 Cuando llego el gran día, lo sobrelleve como pude,  nervioso, asustado, alegre y triste. ¿Y, si no dormía esa noche? ¿Se abrirían mis ojos? ¿Por mucho que los apretase con fuerza?

Entonces fue cuando idee mi plan; antes de irme a la cama fui en busca de mi madre –y le dije-

-¡madre quiero una caja de cartón!

-¿Para que? –Repuso- 

-para que Santa Lucia no me deje ciego  –respondí -

 Ella busco una caja vacía de galletas y me la dio –esta vez- no pensaba correr ningún riesgo,  la Santa  no me dejaría ciego y además tendría todos mis regalos.

Entonces el  invierno se convirtió en benigno y la nieve perdió cuerpo. Los milagros crecieron en los nudos de los pinos, la navidad se me volvió artificio, solo esta al final de los calendarios, con la nostalgia y la intranquilidad del paso del tiempo.

 Al llegar la noche me metí en la cama cubriéndome la cabeza con la caja de cartón y  aquella noche de Santa Lucia, aprendí a esquivar con guiños al destino, hasta hoy, duermo placidamente.

 

©Carmen María Camacho Adarve

 

 

 

 

Instrucciones para subir una escalera por Julio Cortazar

Instrucciones para subir una escalera por Julio Cortazar

 

 

 

   

 

   Nadie habrá dejado de observar que con frecuencia el suelo se pliega de manera tal que una parte sube en ángulo recto con el plano del suelo, y luego la parte siguiente se coloca paralela a este plano, para dar paso a una nueva perpendicular, conducta que se repite en espiral o en línea quebrada hasta alturas sumamente variables. Agachándose y poniendo la mano izquierda en una de las partes verticales, y la derecha en la horizontal correspondiente, se está en posesión momentánea de un peldaño o escalón. Cada uno de estos peldaños, formados como se ve por dos elementos, se situó un tanto más arriba y adelante que el anterior, principio que da sentido a la escalera, ya que cualquiera otra combinación producirá formas quizá más bellas o pintorescas, pero incapaces de trasladar de una planta baja a un primer piso.

   Las escaleras se suben de frente, pues hacia atrás o de costado resultan particularmente incómodas. La actitud natural consiste en mantenerse de pie, los brazos colgando sin esfuerzo, la cabeza erguida aunque no tanto que los ojos dejen de ver los peldaños inmediatamente superiores al que se pisa, y respirando lenta y regularmente. Para subir una escalera se comienza por levantar esa parte del cuerpo situada a la derecha abajo, envuelta casi siempre en cuero o gamuza, y que salvo excepciones cabe exactamente en el escalón. Puesta en el primer peldaño dicha parte, que para abreviar llamaremos pie, se recoge la parte equivalente de la izquierda (también llamada pie, pero que no ha de confundirse con el pie antes citado), y llevándola a la altura del pie, se le hace seguir hasta colocarla en el segundo peldaño, con lo cual en éste descansará el pie, y en el primero descansará el pie. (Los primeros peldaños son siempre los más difíciles, hasta adquirir la coordinación necesaria. La coincidencia de nombre entre el pie y el pie hace difícil la explicación. Cuídese especialmente de no levantar al mismo tiempo el pie y el pie).

   Llegando en esta forma al segundo peldaño, basta repetir alternadamente los movimientos hasta encontrarse con el final de la escalera. Se sale de ella fácilmente, con un ligero golpe de talón que la fija en su sitio, del que no se moverá hasta el momento del descenso.

JULIO CORTAZAR

           

             

 

 

Casa Tomada Cortázar

Pájaros Blancos

Pájaros Blancos

Pájaros Blancos  Cierta tarde, muy bella, me detuve frente a un estanque a mirar pájaros   blancos.  Gaviotas en pleno vuelo a ras del agua, garzas en una pata esbeltas contra el gris del paisaje, realzadas en la niebla.Quizá me   entretuve   mas tiempo de la cuenta mirando el agua.  Al volver al camino encontré entre las hojas secas uno de esos clásicos espejos.  Me agaché, lo recogí   y no pude menos que preguntarle:  espejito, espejito, ¿quién es la más bonita?  -¡Tu madre!  –sin rechistar ¡Te equivocaste de historia! me contestó el espejo.¿Equivocarme, yo, yo?  Miré fijamente, al espejo, desafiándolo, y vi el rostro de mi madre.  Estaba igual de joven y bella que siempre.  Eso si, tenia unas arrugas de preocupación, que la entristecían, un poco, más mías que de ella.  Me reí, se rió, nos reímos, me reí de este lado y del otro lado del espejo, todo pareció más libre, más liviano; y hasta rió el espejo. 

   1. El espejo lo dejé donde lo había encontrado. 

 2. También él estaba cumpliendo una misión.

3-Me alejé sin echarle ni un vistazo a mi reflejo.  

©Carmen María Camacho Adarve

Hansel y Gretel

Hansel y Gretel

Hansel y Gretel
 

Erase una vez un leñador muy pobre que tenía dos hijos: un niño llamado Hansel, y una niña llamada Gretel,  había contraído nuevas nupcias después de que la madre de los niños falleciera. El leñador quería mucho a sus hijos pero  una terrible hambruna asoló la región. Casi no tenían ya que comer y una noche la esposa del leñador le dijo: "No podremos sobrevivir los cuatro otro invierno. Deberemos tomar mañana a los niños y llevarlos a la parte más profunda del bosque cuando salgamos  a trabajar. Les daremos un pedazo de pan a cada uno y luego los dejaremos allí para que ya no encuentren el camino de regreso a casa. El leñador se negó terminantemente porque amaba a sus hijos y sabía que si los dejaba en el bosque morirían de hambre o devorados por las fieras, pero su esposa le dijo: "Tonto, ¿no te das cuenta que si no dejas a los niños en el bosque, entonces los cuatro moriremos de hambre?"- Y tanto insistió, tanto insistió, que finalmente convenció a su marido. Pero afortunadamente los niños estaban aún despiertos y oyeron todo. Hansel dijo a su hermana: "No te preocupes Gretel, que tengo la solución". A la mañana siguiente todo ocurrió como habían oído. Los levantaron temprano, le dieron un pedazo de pan a cada uno y emprendieron la marcha hacia el bosque. Lo que el leñador y su mujer no sabían era que durante la noche, Hansel había salido al jardín para llenar sus bolsillos de guijarros blancos, y ahora, mientras caminaban, lenta y sigilosamente fue dejando caer guijarro tras guijarro formando un camino que evitaría que se perdieran dentro del bosque. Cuando llegaron a la parte más boscosa, encendieron un fuego, sentaron a los niños junto a él y les dijeron que aguardaran allí hasta que terminaran de trabajar. Pasaron largas horas, hasta que se hizo de noche, los niños permanecieron junto al fuego tranquilos porque oían a lo lejos un clap-clap, que supusieron sería el hacha de su padre trabajando todavía. Pero ignoraban que su madrastra había atado una rama a un árbol para que hiciera ese ruido al ser movida por el viento. Cuando la noche se hizo más cerrada Gretel decidió que era tiempo de volver, pero su hermano le dijo que debían aguardar aún a que saliera la luna. Así lo hicieron, y cuando esto ocurrió la luz lunar iluminó los guijarros blancos dejados por Hansel como si fueran un camino de plata. Cuando a la mañana siguiente los niños golpearon en la puerta de su padre, la madrastra estaba furiosa, pero el leñador se alegró inmensamente, porque lamentaba mucho lo que acababa de hacer.

Subsistieron entonces los cuatro juntos un tiempo más, pero al poco, una hambruna aún más terrible que la anterior volvió a devastar la región. El leñador no quería separarse de sus hijos pero una vez más su esposa lo convenció de que era la única solución. Los niños  lo oyeron  pero esta vez Hansel no pudo salir a recoger los guijarros porque su madrastra había cerrado con llave la puerta. De todas formas, dijo a Gretel: "No te preocupes, que algo se me ocurrirá", y cuando a la mañana siguiente dejaron la casa, Hansel fue dejando caer todo a lo largo del camino, las miguitas del pan que le habían dado antes de partir. Nuevamente los dejaron junto al fuego, en lo profundo del bosque, pero cuando quisieron volver comprobaron que todas las miguitas dejadas por Hansel habían sido comidas por las aves del bosque.  
 


 
 Solos, muertos de hambre y de miedo, los dos niños se encontraron en un bosque espeso y oscuro del que no podían hallar la salida. Vagaron durante muchas horas hasta que por fin, encontraron un claro donde sus ojos descubrieron la maravilla más grande que jamás hubiesen podido imaginar: ¡una casita hecha de dulces!. Los techos eran de chocolate, las paredes de mazapán, las ventanas de caramelo, las puertas de turrón, el camino de confites, ¡un verdadero manjar! Hansel corrió hacia la casita diciendo a su hermana: "¡Ven Gretel, yo comeré del techo y tu podrás comerte las ventanas!"  los niños se abalanzaron sobre la casa y comenzaron a devorarla sin notar que, sigilosa, salía a su encuentro una malvada bruja que inmediatamente los tomó prisioneros.


"Veo que querían comer mi casa-dijo la bruja- Pues ahora yo los voy a comer a ustedes". Y así diciendo los examinó: "Tu, la niña-dijo mirando a Gretel-me servirás para ayudarme mientras engordamos al otro, está muy flacucho y así no me lo puedo comer". Y sin prestar atención a las lágrimas de los niños tomó a Hansel y lo metió en una diminuta prisión. Día a día debía Gretel llevarle los alimentos que la bruja preparaba para su hermano, esperando el día en que estuviese lo suficientemente gordo para comérselo. Sin embargo, los niños habían urdido un plan. Como la bruja era muy corta de vista, todos los días  pedía a Hansel que le mostrase uno de sus dedos para sentir si ya estaba rellenito.  


 
 
 
 
Pero lo que el niño hacía era sacar por entre los barrotes de su jaula, un huesito de pollo, de forma tal que la bruja sentía lo huesudo de su presa y decidía esperar un tiempo más. Sin embargo, y como era de esperar, esa situación no podía durar  siempre, y un mal día la bruja vociferó: "Ya estoy cansada de esperar que este niño engorde. Come y come todo el día y sigue flaco como el día que llegó". Entonces encendió el gigantesco horno y dijo a Gretel, metate dentro para ver si ya está caliente, pero la niña, que sabía que en realidad lo que la bruja  era atraparla dentro para comérsela también, le replicó: "No se como hacer eso". La bruja, fastidiada le dijo: "Si serás tonta. Es lo más fácil del mundo, te mostraré cómo hacerlo" Y se metió dentro del horno.


Gretel, sin esperar un momento, cerró la pesada puerta y dejó allí atrapada a la malvada bruja que, dando grandes gritos murió quemada. Gretel corrió junto a su hermano y lo liberó de su prisión.
Entonces los niños vieron que en la casa de la bruja había grandes bolsas con montones de piedras preciosas y perlas. Así que llenaron sus bolsillos lo más que pudieron y a toda prisa dejaron aquel bosque encantado. Caminaron un tiempo más y finalmente dieron con la casa de su padre. Al verlos llegar el leñador se llenó de júbilo porque desde que los había abandonado no había pasado un solo día sin que lamentase su decisión. Los niños corrieron a abrazarlo y, una vez que se hubieron reencontrado, vaciaron sus bolsillos ante los incrédulos ojos de su padre que nunca más debió padecer necesidad alguna.-  


 

AÑO NUEVO

AÑO NUEVO AÑO NUEVO
 
Dicen que cuando se acerca fin de año los ángeles curiosos se sientan al borde de las nubes a escuchar las peticiones que llegan desde la tierra:


    -¿Qué piden las personas?  -pregunta un ángel pelirrojo, recién llegado-.

   -Lo de siempre:  amor, paz, salud, felicidad... -contesta el ángel más viejo-.  Y bueno, todas esas son cosas muy importantes.  Lo que pasa es que hace siglos que estoy escuchando las mismas y aunque el tiempo pasa, las personas no parecen comprender que esas cosas nunca van a llegar desde el cielo como un regalo.
 

  -¿Y qué podríamos hacer para ayudarlos?  - Dice el más joven y entusiasta de los ángeles-.

 -¿Te animarías a bajar con un mensaje y susurrarlo al oído de los que quieran escucharlo?  -preguntó el ángel anciano-.


 Tras una larga conversación se pusieron de acuerdo y el ángel pelirrojo se deslizó a la tierra convertido en susurro y trabajó duramente mañana, tarde y noche, hasta los últimos minutos del último día del año.  Ya casi se escuchaban las doce campanadas y el ángel viejo esperaba ansioso la llegada de una plegaria renovada.  Entonces, luminosa y clara, pudo oír la palabra de una persona que decía:
 

    -"Un nuevo año comienza.  Empecemos a recrear un mundo distinto, un mundo mejor:  sin violencia, sin armas, sin fronteras, con amor, con dignidad, con menos policías y más maestros, con menos cárceles y más escuelas, con menos ricos y menos pobres.  Unamos nuestras manos y formemos una cadena humana de niños, jóvenes y viejos, hasta sentir que el calor  pase de una persona a otra, el calor del amor, que tanta falta nos hace.  Si queremos, podemos conseguirlo, y si no lo hacemos estamos perdidos, porque nadie más que nosotros podrá construir nuestra propia felicidad”.


 En el cielo, sentados al borde de una nube, dos ángeles sonríen.

¡FELIZ 2007¡

Jardines...

Jardines...

JARDINES DE MI INFANCIA (1)

   

En el jardín vivían atemporalidad y serenidad por eso deseaba que no acabasen nunca las mañanas, los mediodías, y las tardes... y esperaba hasta que la oscura piel de la noche se rompía.

 

El milagro llegaba en las mañanitas brillantes y policromas una calcomanía llena de magia como un matiz de irrealidad de mi infancia.  Olvidada si, tal vez escondida en el jardín entre las calas blancas.  Donde habitaba la niña, de cabello rizado color castaño, de ojos asombrados, grandes, rasgados como almendras.

 

La niña que vive en la mujer adulta, que aun le asombran todas las mañanas, todas las pequeñas cosas.

   

Derechos legales

Derechos legales Increíble pero cierto, muy ilustrativo ...
(Con todas las reservas legales)

PREGUNTA 1

a.- Juan fotocopia una página de un libro.
b.- Juan le da un par de puñetazos a su amigo por
recomendarle ir a ver la película "Los Ángeles de
Charlie".

¿Cual es la acción que merece mayor castigo?

Respuesta: La acción más grave desde un punto de vista
penal sería la "a" puesto que la reproducción, incluso
parcial, sería un delito con pena de 6 meses a dos
años de prisión y multa de 12 a 24 meses.
Los puñetazos, si no precisaron una asistencia médica
o
quirúrgica, serían tan solo una falta en virtud de lo
dispuesto en el artículo 617 en relación con el 147
del Código Penal.

PREGUNTA 2

a.- Ocho personas se intercambian copias de su música
favorita.
b.- Ocho personas participan en una riña tumultuosa
utilizando medios o instrumentos que pueden poner en
peligro sus vidas o su integridad física.

¿Cual es la acción que merece mayor castigo?

Respuesta: Es menos grave participar en una pelea que
participar en el intercambio de compactos. Participar
en una riña tumultuosa tiene una pena de tres meses a
un año (art. 154 del Código Penal) y el intercambio
tendría una pena de 6 meses a 2 años (art. 270 del
Código Penal). Si algún día te ves obligado a elegir
entre participar en un intercambio de copias de CDs o
participar en una
pelea masiva, escoge siempre la segunda opción, que es
obviamente menos reprobable.

PREGUNTA 3
a.- Juan copia la última película de su director
favorito de un DVD que le presta susecretaria Susana.
b.- Juan, aprovechando su superioridad jerárquica en
el trabajo, acosa sexualmente a Susana.

¿Cual es la acción que merece mayor castigo?

Respuesta: El acoso sexual tendría menos pena según el
artículo 184.2 CP.

PREGUNTA 4

a.- Pedro y Susana van a un colegio y distribuyen
entre los alumnos de preescolar copias de películas
educativas de dibujos animados protegidas por
copyright y sin autorización de los autores.
b.- Pedro y Susana van a un colegio y distribuyen
entre los alumnos de preescolar películas
pornográficas protagonizadas y creadas por la pareja.

¿Cual es la acción que merece mayor castigo?
Respuesta: La acción menos grave es la de distribuir
material pornográfico a menores según el artículo 186
del C.P. La distribución de copias de material con
copyright sería un delito al existir un lucro
consistente en el ahorro conseguido por eludir el pago
de los originales cuyas copias han sido objeto de
distribución.

PREGUNTA 5
a.- Alfonso se descarga una canción de Internet.
b.- Alfonso decide que prefiere el disco original y va
a El Corte Inglés a hurtarlo. Una vez allí, y para no
dar dos viajes, opta por llevarse toda una
discografía. La suma de lo hurtado no supera los 400
euros.

¿Cual es la acción que merece mayor castigo?
Respuesta: La descarga de la canción sería un delito
con pena de 6 meses a dos años. El hurto de la
discografía en El Corte Inglés ni siquiera sería un
delito sino una simple falta (art. 623.1 CP).

PREGUNTA 6
a.- Alfonso se descarga una canción de Internet.
b.- Alfonso va a hurtar a El Corte Inglés y, como se
la va la mano, se lleva cincuenta compactos por valor
global de 1.000 euros.

¿Cual es la acción que merece mayor castigo?
Respuesta: Seguiría siendo más grave la descarga de
Internet. El hurto sería un delito porque supera los
400 euros, pero sería de menor pena que la descarga
(artículo 234 C.P.).

PREGUNTA 7
a.- Sergio, en el pleno uso de sus facultades
mentales, se
descarga una canción de Malena Gracia.
b.- Sergio, en un descuido de Malena Gracia, se lleva
su coche devolviéndolo 40 horas después.

¿Cual es la acción que merece mayor castigo?
Respuesta: Sería más grave la descarga. El hurto de
uso de vehículo tiene menos pena a tenor del artículo
244.1 del Código Penal.

PREGUNTA 8
a.- Pedro se graba la película El Resplandor del VHS
de su amigo.
b.- Pedro, irritado por el doblaje de la película,
amenaza de
forma leve a Verónica Forqué exigiéndole que no vuelva
a hacerlo nunca más. Pedro usó un arma en la amenaza.

¿Cual es la acción que merece mayor castigo?
Respuesta: La copia sería un delito y la amenaza,
incluso con un arma, una simple falta (620.1 C.P).

PREGUNTA 9
a.- Juan es el director de una empresa que fabrica
armas. Las vende legalmente aunque algunas de ellas
son utilizadas por delincuentes para perpetrar todo
tipo de delitos

b.- Antonio tiene una página web y le cede espacio a
su vecino para que cuelgue allí sus cosas. Este pone
en ese sitio web canciones protegidos por derechos de
autor.

¿Cual es la acción que merece mayor castigo?
Respuesta: Por el momento aún no se contempla ese
"delito" en el Código Penal. Algunas sentencias, como
la más reciente que condena a la Asociación de
Internautas considera igual de culpable el que comete
el "delito" que el que presta los medios para ello.
También en los EEUU podran encausarse, gracias a una
decisión del Tribunal
Supremo, a los desarrolladores de herramientas que
permitan la violación de los derechos de autor. Todo
lo contrario sucede con aquel que fabrica armas aunque
estas sean usadas para actos delictivos, las leyes no
lo consideran coautor del mal uso que puedan hacer los
compradores de éstas.

Nota: Según nos comentan varios lectores y el propio
David Bravo, este texto (que circula profusamente por
internet en forma de email) es una trascripción casi
literal del libro Copia Este Libro, escrito por David
Bravo. La Pregunta 9 no figura en la obra (*) y
en su lugar aparece la siguiente:

PREGUNTA 9

a.- Ramón, que es un bromista, le copia a su amigo el
último disco de Andy y Lucas diciéndole que es el
"Kill'em All" de Metallica.
b.- Ramón, que es un bromista, deja una jeringuilla
infectada de SIDA en un parque público.

¿Cual es la acción que merece mayor castigo?
Respuesta: La segunda broma sería menos grave a tenor
del artículo 630 del Código Penal

De lo que se deduce que cerremos Emule, vayamos a la
$GAE, les demos unas cuantas leches a todos ellos, les
cojamos de su cartera 399?, (como eso les jode no sé
si sería acoso sexual) y de ese modo, con un tirón de
orejas por parte del juez ese de las melenitas, nos
vamos tan frescos a comprar lo que necesitemos...

El loco

El   loco EL
LOCO

El loco, el músico loco. Como podíamos llamarlo. Era un tipo curioso. Delgado, de ojos que parecían querer escapar de sus órbitas de andar pausado
que chocaba con su forma de hablar rápida y disparada.

Visto de lejos. En conjunto ofrecía un aspecto de escritor de cuentos para niños. Usaba a veces bombín negro evocador de épocas pasadas, y por debajo del bombín le caían mechones de cabello plateado en lacia melena hasta los hombros. Caminaba a paso marcial apoyado en su bastón y hablaba incansablemente a quién quería escucharlo o ya conocía. Era muy desconfiado, sufría manía persecutoria. Y siempre desconfiaba de los que lo contradecían o ponían en tela juicio sus méritos como compositor. He hablado con él muchas veces, he dejado que me hable y lo he escuchado embelesada personas así son un bien escaso para una escritora.

Recuerdo que me decía:

-Yo, sabes soy como un diamante en bruto, de inmejorable calidad.
Todos los compositores que hoy tienen un nombre, son de cristal ordinario pulido por la adulación de ineptos. Yo soy un diamante enfangado enlodado por ruines y envidias. Me persiguen, me acechan, me vigilan...

¡Quieren robarme mi inspiración¡. Me dan alimentos en mal estado. Ya que temen que les deslumbre mi diamante en bruto que ellos cubren con el lodo de sus mezquindades... Pero... Reía excitado y continuaba diciéndome cosas y datos sobre sus ruines y mezquinos perseguidores. Eliminan la inspiración de mis comidas. Me ponen en la almohada esencias sutiles que matan mi voluntad creativa. Pero por encima de todo me abriré camino. Ya, desde América, donde nada podrá la envidia, ni me alcanzará su vileza, de amigos y enemigos, que me reclaman mis composiciones. Verdi, ¡ si levantase la cabeza¡... Me llamaría:
¡Maestro¡ y me invitaría a tomar con él una copa de buen vino. Los americanos saben valorar el talento de mi inspirada imaginación. Mi magistral música sonará en todo el planeta. Aplastando a todos los que hoy me persiguen. De un momento a otro me llegará un mensaje de correo... Será la salvación para mi y la humillación para mis acosadores...

Un amigo que lo conoce hace mas de treinta años. Dice que no ha cambiado nada sus expresiones, sus miedos, sus sueños e ilusiones.

Desde entonces...

sigue estando. ¡Loco¡.

la casa encantada

la casa encantada LA CASA ENCANTADA

La muchacha soñó, aquella noche que andaba por un sendero; el camino subía por una colina atravesando un bosque, y en lo mas alto, casi en la cima, había una casa de rodeada por un jardín.

Soñando llegó hasta la casa llamó a la puerta y abrió un anciano, de melena larga, blanca, y con barba cana, descuidada.

Cuando la muchacha empezó a hablar con el viejo, despertó.

Todos los detalles de aquel sueño permanecían en su memoria durante años. Y una vez y otra...volvía a soñar con, la casa y el viejo.

Pero siempre despertaba cuando iba a iniciar conversación con el anciano.

Tiempo después la muchacha, viajaba por carretera en coche con unos amigos. Y de pronto a la izquierda del arcén, vio a un viejo bajo la sombra de un árbol.. La muchacha pidió al conductor que detuviera el coche.

Bajó del automóvil y corrió hasta alcanzar al hombre anciano.

-¡Esperese por favor¡, -rogó- mientras el corazón le latía muy fuerte, el viejo se incorporó y sin hacer caso de las suplicas de la muchacha comenzó con paso rápido a subir por la colina y se perdió. Ella ya sabía el camino de memoria y llegó segundos después tras de él hasta la casa.

El anciano de el sueño respondió cuando la muchacha llamó a la puerta.

-Buenas tardes, -dijo ella-.

-¿Vende usted la casa?.

Si, le contesto el viejo hombre, pero (añadió) sabe señorita mi consejo es que no lo compre.
¡A esta casa viene con frecuencia un alma errante y en pena¡.

-¿Un fantasma? -preguntó la muchacha-, ¡Dios Santo¡.

-¿Y sabe usted den quien puede tratarse?.

-Eres tu muchacha. Y el hombre anciano cerró suavemente la puerta.

La oscura profundidad del jardín

La oscura profundidad del jardín LA OSCURA PROFUNDIDAD DEL JARDIN

En el jardín, por encima de hojas inmóviles, surgía entre nubes una estrella aquí y allá.

A pesar de la oscuridad que reinaba, en el jardín lucia todavía la última claridad de la tarde, las hojas de los árboles, mandaban reflejos verdes mas claros y hacia mas fresco que durante el día.

Una ramita amarilla buscaba refugio de la lluvia.

Únicamente otra rama, en alguna arboleda lejana anunciaba a la ramita amarilla que se escondía en la frondosidad de su árbol por si la lluvia la empapaba. Fijo la mirada en las oscuras profundidades del jardín.

Y, vio como las grandes y viejas ramas de los árboles, que alcanzaban a formar un arco perfecto, a la rama que buscaba refugio de la lluvia, como saltó hasta las estrellas

-Supo que por fin ha llegado la lluvia y tembló por su fragilidad de tierna rama, amarilla muy clara, recién abiertas las hojas.

La ramita se entrelazaba entre las ramas fuertes y viejas y ella rezaba.

tren de larga distancia

tren de larga distancia TREN DE LARGA DISTANCIA

Dos, pasajeros y sus distintos pensamientos, suben al tren. Han florecido los primeras cerezas. A pesar de todo el esplendor de un sol de finales de marzo, el el aire quedaba un resabio de invierno.

Brillaba el sol como lo hace en las arenas de las playas.

El tren iba medio vació era una hora muerta y en cada estación se subían y apeaban pasajeros sin apresuramiento.

El techo del vagón de un blanco muy intenso que resplandecía hasta en los mas ocultos rincones dando a los rostros de los pasajeros un éter de luminosidad.

La separación siempre es triste. Sin tener en cuenta a las personas, del alma se desprende una luz blanca resplandeciente una tristeza del mero hecho de separarse.

y mientras se está separado. Mano sobre mano esperando a que llegue el momento apropiado. Nada ocurriría.

Les entristecía a veces porque esperar representaba para los dos, la oscuridad en la que sus almas vivían

También a los dos, les recordaba la profundidad recogida y misteriosa de un templo, algo que les traía a la memoria la profundidad recogida y misteriosa de una Catedral, algo les recordaba, como que el fondo de una hornacina brillaba el Cristo. Parecía como una tenue claridad, que se esfuma, procedente de la patina de los siglos.

Cuando ellos, ya enfrentaban al mortal accidente, (aún sin saberlo). Eran capaces de afrontar el drama que la situación ante la muerte exige, la de encontrarse llenos de calma y serenidad.