Blogia
TEMAS BLOG OFICIAL DE LA POETA Y ESCRITORA andaluza Carmen Camacho ©2017
Prueba Amazon Prime 30 días gratis

Cuento de la fuente del patio de los leones

Cuento de la fuente del patio de los leones

 

 Una mañana, paseando por el castillo rojo, me detuve a meditar en la fuente del patio de los leones y se me acerco un extranjero; era fuerte y guapo con aspecto de explorador  me saludo y me dijo:

 

-         Hermosa mañana en este patio encantado ¿le importa que compartamos el banco?

-         No en absoluto -le respondí- se mantuvo un rato en silencio y me pregunto ¿conoce la historia de la fuente?

-         La verdad  nunca me había parado a pensar sobre su historia …

-         Soy arqueólogo, mi nombre no tiene importancia  llevo años estudiando viejos legajos del castillo.

-         lo escucho con gran interés –respondí sorprendida-

 

Hace  siglos, cuando trajeron de muy lejos la fuente de los leones, los obreros encargados de ella, pensaron que la fuente tenía un complicado sistema de montaje  a pesar de su sencillez, hablaron entre ellos y dedujeron que no sabrían dar con su mecanismo. La trastearon tanto que  no supieron ponerla en funcionamiento. Y ocurrió que la instalaron rota.

 

-         No, no puede ser… eran personas muy cultas. ¿La  dañaron mucho?

-         Antes de seguir la historia, bella dama, desconozco su nombre –me dijo-

-         Es cierto, soy tan despistada, mi nombre es Candela soy pintora, por favor continué Maurice –repuse- El tomo saliva y prosiguió;

 

En los planos están claros y concisos. El mecanismo de la fuente es muy sencillo, no solo servia como agua que canta en la Alambra. Era un reloj y termómetro. Es simple veras ¿has visto que la fuente tiene doce caños?

 

-Si, los veo  –continua por favor-

 

Como te decía, sus doce caños de agua siempre incolora y cantarina,  no  era de esa forma, ya que daban las horas: se le añadía  tintes y funcionaba como un reloj de sol, según las horas cambiaba el color de los caños, y los habitantes de la Alhambra consultaban  la hora.

 

-         ¡! Aja ¡!  no pude articular palabra, estoy impresionada y la temperatura ¿Cómo?

 

Tan sencillo que  se media la altura del agua, cuando hacia calor sube el termómetro y el agua se dilata, haciendo crecer el chorro y el tinte era con distintas gamas de rojo, más o menos marcaba los grados. Ahora bien, con el frío la teñían de azules y el agua se contrae a baja temperatura…

 

Al terminar su narración, quede  absorta  pensando… cuantas personas no son felices por no conseguir montar su fuente personal, sin embargo todos a su alrededor no dejan de admirar su creación…

 

 

 

 

 

©.Carmen María Camacho Adarve

 

0 comentarios