Blogia
TEMAS BLOG OFICIAL DE LA POETA Y ESCRITORA andaluza Carmen Camacho ©2017
Prueba Amazon Prime 30 días gratis

FALSAS APARIENCIAS

FALSAS APARIENCIAS

 

FALSAS APARIENCIAS

 

Yo no estaba buscando  al gatillo de  la mendiga. Que pide sentada en la acera junto al banco.  Tenía otras preocupaciones y caminaba un poco cabizbajo. Me dirigía, bajo el frío de enero  y por la calle alcantarilla, hacia el centro, al banco donde debería realizar trámites molestos y hasta inquietantes. Se que  en los últimos tiempos ha caído en una especie de manía repetitiva.

 

 

 

Lo reconocí al instante -¿cómo no iba a reconocerlo? Hemos forjado una sólida amistad (la mendiga y yo) y, a veces, con sólo nuestras miradas nos entendemos, siempre y sobre todo por el frío le doy algo de dinero para gastos del gatillo. Me pregunta –todas las mañanas- si vale la pena seguir viviendo, así, sola en el mundo,   sin congéneres. No tiene manera de morir por su propia voluntad, y yo no tengo manera -y, aunque la tuviera, jamás lo haría-  no suelo dar consejos-


Mi mala suerte quiso que, ese día con el frío la mendiga  lo tenia resguardado en el centro del pecho, y tuve que meter la mano para acariciarlo, desde fuera parecía otra cosa…  más allá de la percepción del ser humano-  la gente se agolpo  en circulo mirándonos, y el barullo rompió a  gritarme insultos ensordecedoramente. Yo explique… era demasiado tarde la avalancha humana cayo sobre mi intentado arrancarme la piel.  Pude librarme de la estentórea pesadilla.


 Me fui directamente al banco para concluir el maldito trámite que había quedado postergado por culpa del gatillo de la mendiga.

 
Por estas razones, mientras perduran los  fríos de enero, converso con ella  y continúo acariciando al  gatillo distraídamente.

 

(Cuentos del Marques de Posadas Ricas)

 

©Carmen María Camacho Adarve

 

0 comentarios